La realidad de las cosas no siempre es evidente a primera vista.

martes, 16 de septiembre de 2008

Era de nogal el santo...

Escuché "era de nogal" en 1988 en un convivio de amistades, tequila y guitarra; reí con su coda: "era de nogal... el santo, por eso (el cabrón) pesaba tanto." Imaginaba una procesión religiosa en la que varios feligreses llevaban en andas una imagen del santo; luego de sufrir buen rato, cayeron en la cuenta: "era de nogal" y por eso "pesaba tanto". La expresión mexicana que adereza esta interpretación no podía tener más chispa; la española ya de por sí es chistosa y nada grosera (como se sugiere)

Con esta escena de cargar la imagen de un santo ilustro mi propuesta: quien quiera promover el pensamiento crítico y creativo, sea cual fuere su formato y desde su campo específico, ayudará al pueblo (comunidad, electores, consumidores, habitantes, residentes, seres humanos, instituciones públicas, sociales, privadas, religiosas) a entender porqué es tan pesado el cabrón que cargan (sufren, llevan, sirven, pertenecen) y abrirá la posibilidad de que decidan y actúen en consecuencia.

La vida misma ofrece ventanas para verse a uno mismo y aprender del camino, sea en carne propia o de la experiencia en cabeza ajena... a veces hay que hacer un pequeño esfuerzo por romper el mundo de las apariencias y anclarse a la realidad.

Pensar la vida misma: su esencia, su energía recóndita, si es pesada o ligera, saber de sus laberintos en los que suele perderse la gente, distinguir entre naturaleza y artificio, develar el poder y sus caminos... es algo que anima este espacio.

Parábola y explicación respetuosa guía el camino. A ver.